La delincuencia organizada dentro del marco jurídico Venezolano


Para poder hablar de delincuencia organizada en Venezuela debemos empezar por conocer acerca de cómo es definida por juristas especialistas en la materia, es por ello que en el presente contenido desglosaremos un poco sobre el tema de Delincuencia Organizada dentro del Sistema Jurídico Venezolano.

La delincuencia se define como la cualidad que posee un individuo para delinquir. El delincuente es quien delinque; es decir, quien comete delito o quebrantamiento de Ley, por lo tanto la delincuencia está vinculada con las personas que violan las leyes y al conjunto de los delitos que se encuentren tipificados dentro de la norma jurídica de carácter penal.

Concepto de Delincuencia



La delincuencia es enormemente compleja de precisar porque se manifiesta en toda sociedad, es una expresión de rechazo o inconformidad, es una muestra de descomposición social a la cual se requiere la aplicación de un procedimiento correctivo que restaure las relaciones o el estado de derecho del individuo o grupo de individuos a quienes se les ha transgredido su estabilidad jurídica.

Sin embargo, el autor Torre Campo, en su obra “La Delincuencia en la era de la Globalización” 2006, define la delincuencia como: “los sujetos que observan una conducta antisocial tipificada en la ley como delito, que se encuentra en una etapa crítica del desarrollo de su personalidad y que tienen deteriorada su capacidad de relación social, bien por su carácter de elementos de esta o por su curso perturbador, sin embargo, los autores Castell y Carballo la catalogan como:

1. Inadaptación social: es la conducta desarrollada por las personas que se apartan de la norma, sin que necesariamente tengan que realizar ninguna acción que entre en conflicto con su entorno. 2. Conducta desviada: se refiere a la expresión de la inadaptación a través de comportamientos que transgreden las normas sociales establecidas y que entrarían en conflicto con su entorno. 3. Conducta delincuente: la cual es aquella que se encuentra penalizada por la ley.

Es decir, la delincuencia es la conducta (atípica), reflejada por el individuo en cada una de sus acciones producto de su fracaso al intentar adaptarse a la sociedad común, de igual manera se puede considerar como un fenómeno o estallido social que se crea por el cumulo de infracciones a la ley en un determinado lugar y tiempo.

Dentro de la legislación venezolana, el ordenamiento jurídico que rige la materia es la Ley Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo, la cual es el instrumento que regula toda conducta cometida por el individuo la cual afecta o vulnera la estabilidad jurídica de la sociedad.

El estado venezolano en materia de políticas públicas ha creado organismos a los fines de contrarrestar las acciones delincuenciales dentro de la sociedad venezolana, es por ello, que se crea la Dirección Contra la Delincuencia Organizada del Ministerio Público la cual tiene como misión “garantizar el cumplimiento del ordenamiento jurídico mediante el ejercicio de las atribuciones constitucionales y legales”, es así como el estado venezolano da fiel cumplimiento a lo establecido en la Carta Magna en su artículo 2 que reza: “Venezuela se constituye en un estado democrático y social de derecho y de justicia”, al igual que fue creada la División Nacional Contra la Delincuencia Organizada del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), la cual trabaja de la mano con el Ministerio Público (MP), quien es el órgano encargado de la investigación dentro de los procesos penales, vale decir el titular de la acción penal, el cual está plenamente facultado para llevar a cabo las diligencias que considere necesarias y pertinentes a los fines de esclarecer los hechos.

Antecedentes de la Delincuencia Organizada



La delincuencia organizada empezó a emplearse en 1991, en Estados Unidos, entre los miembros de la comisión del crimen de Chicago, organización cívica que se creó en ese mismo año por banqueros y abogados que promovían cambios en el sistema de justicia criminal con el objeto de enfrentar mejor el problema de la criminalidad organizada. La idea original con que surgió el concepto fue, más que hacer referencia a un tipo de organización criminal la de distinguir las condiciones que permitan que un amplio número de individuos, concebidos como clase criminal, se dedicara a el desarrollo de actividades ilícitas, con impunidad ante el gobierno e incluso con simpatía popular, y obtener de ellas un ingreso regular.

Hoy en día se puede observar en la sociedad los diversos comportamientos de la delincuencia organizada toda vez que cometen a diario secuestros, extorsiones, hurtos, robos, estafas, y un sinfín de delitos los cuales se encuentran tipificados dentro de la norma jurídica venezolana, por lo cual los criterios de nuestra legislación en cuanto a la delincuencia organizada es la forma como se cometen los delitos cualquiera que sea su especie, es decir, si lo actores operan de forma estructurada pueden considerarse dentro del ámbito de la ley especial que rige la materia independientemente que el tipo penal se encuentre o no su contexto.

En conclusión se puede decir que la delincuencia organizada es uno de los problemas más grandes que sufre la humanidad en general y es que como podemos ver no pasa ni un solo día sin que veamos sus consecuencias directa o indirectamente, ya que con el pasar de los días sus integrantes (delincuentes) se van perfeccionando a los fines de cometer sus fechorías y así poder lograr sus objetivos, es así como diversos investigadores consideran que muchas veces la conducta delictiva proviene de la falta de valores, principios y carencias a lo largo del desarrollo del individuo, sin embargo, se conoce que dichas organizaciones criminales poseen un líder criminal el cual es quien gira las instrucciones necesarias a la hora de cometer las acciones antijurídicas.